Skip to main content

Redacción IWomen 

La confianza es la seguridad o esperanza firme que alguien tiene de sí mismo o de otra persona o situación. Es el fundamento de toda relación humana. Nadie puede caminar junto al otro sin tener la certeza de que puede confiar en él. Sin confianza es imposible avanzar y crecer.

Cuando hablamos de confianza, hablamos de transparencia. Para confiar en otra persona hace falta primero conocerla. Cuanto más se conoce, más confianza hay en una relación. Donde hay confianza habrá una comunicación bonita y enriquecedora.

En las relaciones es muy importante cuidar mucho la confianza. Ésta siempre se tiene que basar en la libertad. La verdadera confianza existe cuando hay madurez en las relaciones humanas. Implica estabilidad, respeto, amor. Todos necesitamos que alguien confíe en nosotros. Quien confía en otra persona la hace crecer y contribuye a su felicidad.

Sin embargo, la realidad que encontramos cada día es que las personas traicionan nuestra confianza – y nosotros traicionamos la de los demás. Lo que creíamos seguro, nuestra ciudad, nuestros amigos, cambian con el tiempo. Incluso por desgracia, podemos haber sido traicionados por nuestra pareja o por nuestros familiares más queridos.  Ganarse la confianza de alguien es una tarea difícil. Perderla es muy fácil.

¿Quieres generar más confianza en tu entorno? No mientas, nunca. Más fácil decirlo que hacerlo. La sinceridad es importante y, de igual manera, honrar nuestros compromisos. Cuando no cumples una promesa creas un precedente y la otra parte ya nunca jamás tendrá la seguridad absoluta de que cumplirás lo acordado.

Un aspecto no menos importante a la hora de generar confianza es el respeto, entendiendo respeto como esa manera de relacionarte con la otra parte de modo que en ningún momento y a ningún nivel interfieres en su vida de manera negativa. 

LA CONFIANZA ES COMO UN PAPEL, UNA VEZ QUE ESTÁ ARRUGADO, NO PUEDE SER PERFECTO OTRA VEZ.

Cuéntame cuál tema te gustaría para un próximo artículo