Skip to main content

Redacción IWomen 

La impulsividad es un rasgo de personalidad que se caracteriza por actuar sin pensar en las consecuencias, sin considerar los riesgos o sin reflexionar sobre las acciones. Las personas impulsivas suelen tomar decisiones rápidas y sin evaluar las alternativas, lo que puede llevar a situaciones problemáticas o arrepentimientos más adelante.

Algunas personas pueden ser impulsivas en sus compras, gastando dinero sin control y sin pensar en las consecuencias financieras a largo plazo. Otros pueden ser impulsivos en sus relaciones interpersonales, actuando de manera impulsiva en situaciones emocionales sin considerar cómo sus acciones los afectan a futuro.

También existe la impulsividad en la toma de decisiones, donde se elige una opción sin evaluar adecuadamente las alternativas y las posibles consecuencias.

La impulsividad es algo que afecta a personas de todas las edades. Influye en diferentes áreas de su vida, generando problemas o limitando el crecimiento. Identificar los síntomas de la impulsividad es el primer paso para poder manejarla de manera efectiva. Las personas impulsivas:

  • Actúan sin pensar
  • Tienen dificultad para esperar.
  • Se aburren fácilmente
  • No planifican
  • Experimentan cambios de humor rápidos
  • Tienen dificultad para controlar los impulsos

La impulsividad puede ser un rasgo de personalidad que afecta a muchas personas en diferentes aspectos de sus vidas. Puede tener un impacto significativo en nuestras relaciones, decisiones financieras, salud física y emocional, y bienestar general. Sin embargo, existen estrategias efectivas que podemos implementar para manejar la impulsividad y tomar decisiones más conscientes.

1. Practica la autoconciencia

Ya sea que se trate de un llamado a la acción o un recordatorio de los valores que más apreciamos, las afirmaciones pueden actuar como un contrapeso a lo que los psicólogos llaman rumiación (patrones repetitivos de pensamientos negativos). Lo hacen guiándonos a enfocarnos a lo que importa en nuestras vidas.

Las emociones positivas pueden ser extremadamente poderosas. Investigaciones indican que cuando estamos preparados para sentir alegría, curiosidad, gratitud y otros tipos de sensaciones positivas, tenemos lo que los psicólogos denominan «repertorios más amplios de pensamiento-acción». 

El primer paso para manejar la impulsividad es ser consciente de nuestros patrones de comportamiento impulsivo. La autoconciencia nos permite identificar las situaciones en las que tendemos a actuar impulsivamente y comprender las emociones subyacentes que pueden desencadenar estas respuestas.

2. Toma pausas y respira profundamente

Cuando nos enfrentamos a una situación en la que sentimos la urgencia de actuar impulsivamente, es útil tomar una pausa y respirar profundamente antes de tomar cualquier decisión. Esta técnica nos brinda un momento para calmar nuestras emociones y reflexionar sobre las posibles consecuencias de nuestras acciones.

3. Establece metas y planifica

Establecer metas claras y hacer un plan detallado puede ayudarnos a evitar actuar impulsivamente. Cuando tenemos un objetivo claro en mente y un plan para alcanzarlo, somos menos propensos a dejarnos llevar por nuestros impulsos momentáneos.

4. Practica la toma de decisiones

La impulsividad a menudo está asociada con tomar decisiones rápidas sin considerar todas las opciones disponibles. Para ser menos impulsivos, es importante practicar la toma de decisiones. Esto implica recopilar información relevante, evaluar las diferentes alternativas y considerar las posibles consecuencias a largo plazo.

Al ser conscientes de nuestros patrones impulsivos y comprender las emociones subyacentes, podemos tomar medidas para controlar nuestras respuestas impulsivas.

Cuéntame cuál tema te gustaría para un próximo artículo